Tempus fugit: la permanente huida del tiempo. Una reflexión a partir de Leopardi y Baudelaire

El vuelo de la lechuza

LeopardiSi algo caracteriza al ser humano es la posibilidad constante de parar mientes en los acontecimientos pasados y trazar planes futuros. Entre ambos extremos se sitúa un presente que muy a menudo se nos escapa en tanto que hacemos de lo que no existe materia de nuestra reflexión. En uno de sus poemas más conocidos (“Le ricordanze”), Leopardi hacía hincapié en la añoranza de las fantasías juveniles, siempre seductoras desde la perspectiva de la madurez. El poeta, que más tarde influyó en la mirada trágica de Schopenhauer y Unamuno, dejaba anotado en sus cuadernos que “ciertas ideas, ciertas imágenes de cosas sumamente bellas, fantásticas, quiméricas, imposibles, nos deleitan al máximo, o en la poesía, o en nuestro propio imaginar, porque traen a nuestra memoria los recuerdos más remotos, los de nuestra infancia, cuando esas ideas e imágenes y creencias nos eran familiares y ordinarias”.

No es que Leopardi…

Ver la entrada original 1.392 palabras más

William Shakespeare: pasión y destino

El vuelo de la lechuza

Retrato ShakespeareCuando Miguel de Unamuno, en su Vida de Don Quijote y Sancho, explicaba que los personajes a los que dio vida Cervantes eran más reales que su propio creador, no hacía con ello un mero halago literario al autor de la célebre obra. El escritor vasco estaba convencido de que Quijote y Sancho no eran simples creaciones, sino que con su ir y venir, transido de innumerables aventuras, habían ganado terreno al mismísimo Cervantes en lo que a su materialidad se refiere.

Algo muy parecido ocurre con los personajes de cualquiera de las historias ideadas por William Shakespeare (Romeo y Julieta, Lear, Hamlet, Otelo, Macbeth, Antonio y Cleopatra, etc.), contemporáneo del propio Miguel de Cervantes, quien desde muy joven gustó de escribir versos. Una vocación que pronto le valdría el reconocimiento de la posteridad. Casi aún adolescente, contrae matrimonio en 1582 con Ana Hathaway, con la…

Ver la entrada original 1.723 palabras más

Filosofía del vino: elogio de la metafísica de la embriaguez

El vuelo de la lechuza

Baco CaravaggioMuy acostumbrados en filosofía a ensalzar la vida recatada, prudente, recta y casi anodina, que a fuerza de una velada imposición histórica parecería la más propia del pensador racional (y razonable), en esta filosofía del vino que nos propone Béla Hamvas (1897-1968) en publicación de Acantilado encontramos un elogio del desenfreno báquico que contrasta violentamente con aquel canon oficial.

Pero más aún, Hamvas desarrolla una crítica tan furibunda como hilarante de cuantos renuncian a los benéficos efectos del vino (pietistas y “ateos” de la religión del vino), e incluso propone una metafísica de este precioso líquido proveniente de la vid. Y es que “la boca es la fuente de la experiencia inmediata”, explica, y es de los sentidos el que más cerca está de la realidad. La boca puede hablar, besar y nos permite alimentarnos. Pero también beber, embriagarnos.

Hay que admitir que el arte de beber no…

Ver la entrada original 856 palabras más

Max Scheler: pasión metafísica

El vuelo de la lechuza

SchelerMax Scheler (1874-1928) fue uno de los grandes pensadores del pasado siglo. Su biografía está repleta de avatares desconocidos para el gran público que, desde el comienzo, hacen de él una figura del todo atrayente y sugerente. En excelente edición y traducción de Miguel Oliva Rioboó, Escolar y Mayo publica una de sus obras cumbre, que hubo de dejar inacabada debido a que, en contra de sus planes, la muerte lo sorprendió: El puesto del hombre en el cosmos. Como muy bien apunta Oliva Rioboó, Scheler, “a pesar de su luminosidad”, muestra siempre un “aura tenebrosa, casi demoniaca”. Y es que, como se observa en el retrato de la portada, “había algo perturbador en su presencia, casi como en aquellos terroríficos seres mitológicos que petrificaban con su sola mirada, algo inquietante que incitaba a aproximarse a él con la promesa, quién sabe si cierta, de alguna recompensa, de algún paraíso que…

Ver la entrada original 1.131 palabras más

Karl Marx enamorado: algunos versos

El vuelo de la lechuza

Marx joven Un casi irreconocible Karl Marx en su juventud

La vertiente literaria de Karl Marx fue desde muy pronto ninguneada e incluso silenciada por gran parte de la corriente marxista más apegada a los textos políticos y económicos del autor alemán. Muchos de sus seguidores vieron en los primeros pasos del joven Marx una debilidad que –supusieron– debía ser dejada a un lado.

Sin embargo, Marx cultivó desde muy temprano no sólo la lectura de clásicos literarios (fue durante toda su vida un tremendo devorador de libros de toda clase), sino que también ensayó diversas formas de dar rienda suelta a una vocación que, más tarde, se vería truncada por sus quehaceres académicos y profesionales. La necesidad de comer y obtener ingresos económicos no fue la única razón para que Marx abandonara su incipiente carrera literaria: su fuerte sentido de la responsabilidad le empujó a dirigir una sincera carta a su padre asegurándole…

Ver la entrada original 733 palabras más

Raymond Aron: recuperar la esencia de la historia

El vuelo de la lechuza

conciencia-historica raymond aronRaymon Aron (1905-1983), sociólogo, filósofo y politólogo, fue uno de los más francos opositores de los regímenes autoritarios del siglo XX y un defensor acérrimo de la libertad, la tolerancia y la moderación. Sus obras cayeron en un injustificado olvido debido a sus no escasas confrontaciones con los sectores políticos de la izquierda marxista más radical, que desprestigiaron sus escritos, y no alcanzaron su merecida fama hasta los últimos años de la vida de su autor.

Página indómita recupera en excelente edición y traducción (a cargo de Luis González Castro) una de las obras más representativas de este imprescindible pensador francés, Dimensiones de la conciencia histórica, en la que se propone reflexionar sobre la tarea y las aspiraciones de la historia; un conjunto de estudios que, en palabras de Aron, están motivados precisamente por “un solo e idéntico problema: el de la historia que vivimos y nos esforzamos en pensar“. La…

Ver la entrada original 1.070 palabras más