la llaga

félix molina

contema sesenta

En la llaga del árbol vive el tiempo. Es la desolación del ocre, el palacio del olvido, el atardecido jardín del desecho, donde la luz se agolpa en un saco de sombra. Concéntricos, interiores, los círculos no están o circundan tan solo la ausencia. Un pabellón de envases y excrementos, una nube de cabellos y de piedras ordenan el paisaje secreto. Allí está todo y nada. Partículas del origen y constelaciones del destino.

Alguien dejó aquí, atadas a la incertidumbre, las herramientas del deshacer, la tarea lenta y silenciosa del destiempo, la jaula de lo imposible. Somos los escribanos de este hueco, llenamos a precios irrazonables la podredumbre y el vacío. En tanto nos decidimos, somos. Fuera, los brotes, el crecimiento, la prisa. Y hay como un zumbido que llega del viento recordando, muy torpe, el canto de los pájaros.

© félix molina, 2018, del texto y la…

Ver la entrada original 79 palabras más

Un comentario en “la llaga”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s