despertar

félix molina

contema sesenta y cinco

¿Recuerdas? Nuestra casa era la única encendida. Se oían las bombas. Lejanas. Difusas. Exactas. Se escuchaban, como una música que envolvía nuestros pasos: los coreografiaba casi. Pero la seguridad se volvía cuenco bajo los labios, menuda y húmeda como el alimento.

Es extraño el silencio, embovedando los restos de muro, de puertas, de ventanas; no se oyen gritos ya en este vecindario. Tranquilo, se apresura en briznas que se suspenden en el aire: ausencia de susurros, ausencia de voces que maldicen, que cantan, de los jadeos de la agonía. El silencio.

Cuesta acostumbrarse a los días, y es peor en las noches. Los aviones transcurren entre las estrellas, ya no siembran su carga en este barrio, vuelan sobre su humanidad callada o amordazada, se regocijan en la paz inerme de sus plazas deshechas y sus nuevos baldíos.

No hay nadie. Hay nadie. No se cruzan los…

Ver la entrada original 93 palabras más

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s