…HAZ TUYAS MIS ALAS…

DENTRO DE MIS SUEÑOS...

1211966457_f

…DEJA QUE MIS ALAS 

AYUDEN A LAS TUYAS 

CUANDO EL SOL LAS DERRITA

POR VOLAR TAN CERCA DE ÉL…

…DEJA QUE RECOJA UNA A UNA

LAS PLUMAS QUE CAEN EN SU ANIMADO ALETEO

PARA COSERTELAS DE NUEVO

Y PUEDAS ELEVARTE MÁS ALTO SI CABE…

…DEJA QUE SEA TU SIRENA, 

TU TIMÓN

Y TU VELA 

SI CAES AL MAR DESFALLECIDO

POR AGITAR TANTO ESOS BRAZOS DESNUDOS…

…DEJA QUE TE REGALE MI VIDA

SI ALGÚN DÍA

LA LEYENDA SE CUMPLE

Y EL OCÉANO ENGULLE TU HERMOSA EXISTENCIA…

…DEJA QUE GUARDE TU VIDA

JUNTO A LA MÍA

EN LA ISLA DE ÁMBAR

DONDE HABITA UN TEMPLO PARA TI Y PARA MI…

…ETERNO…

M.A.

Ver la entrada original

Anuncios

La anécdota y la esencia: apuntes sobre la poética de Wordsworth

El vuelo de la lechuza

W Wordsworth.jpgPor lo general, la comunidad académica suele fechar el inicio del Romanticismoinglés en el año 1798, momento en el que se publican por primera vez las Baladas líricas de William Wordsworth (1770-1850) y Samuel Taylor Coleridge (1772-1834). Si bien todo intento de datar un movimiento literario está abocado a la controversia, dadas las limitaciones de la historiografía cuando tiene que lidiar con los volubles contornos de la literatura, lo que sí resulta cierto es que las distintas composiciones que integraron esta obra conjunta poseen un carácter fundacional en relación al movimiento romántico que surgió en Inglaterra.

Mucho se ha escrito sobre las Baladas líricas, sobre cada recoveco y detalle de sus poemas, así como sobre sus autores, los cuales ocupan posiciones preeminentes en el panteón literario de la lengua inglesa. Ahora bien, el presente artículo no contiene mayor pretensión que la de acercar comedidamente al lector la figura…

Ver la entrada original 1.424 palabras más

consumeros de sueños

félix molina

contema sesenta y cuatro

Los habitantes de X deben declarar sus sueños al despertarse. No importan su cantidad o su contenido. Multitud de funcionarios se mantienen agazapados en las puertas de los durmientes a la espera de las declaraciones, sucintas pero reveladoras. Quienes no recuerdan lo que soñaron son advertidos. Quienes fueron advertidos y siguen sin recordar viven la pesadilla del acoso. Una vez anotados y analizados, los sueños constituyen el cuerpo (así vienen a llamarlo) de las inquietudes de los ciudadanos.

Se clasifican y se pesan, entonces. Hay sueños ligeros, que acaban en un pájaro o en un retrato. Hay sueños levemente groseros, envueltos en la gasa de una sopa o una zarpa que se aproxima. Los hay gruesos, definitivamente pesados, y toman la forma de una mazmorra o un año.

Quienes soñaron lo adecuado siguen soñando; quienes lo inconveniente adecentan sus horas con levedad y amortiguan con ondas…

Ver la entrada original 151 palabras más