Si una de tus palabras

Poesía de Lucio Data

Si una de tus palabras vuela        xx
con la más leve esperanza
de quebrantar cualquier morada
y en silencio la requisas
reduciéndola a la nada...

Si recoges en el cuenco de tu mano
las esencias más íntimas
de la madre naturaleza
y las enseñas y compartes con aquellos
que la confinan y atropellan.

Si logras desmoronar hoja por hoja
el frondoso árbol del sueño...

Si una mirada te produce mil emociones
y una a una la soboreas y quieres con gana.

Si modelas con tus manos
el barro de tu cerebro
en cuando más cocido está
ni siquiera te consideras alfarero.

Si el silencio es tu guardián,
la soledad tu aliada,
la noche tu compañera,
y el alba tu almohada...


Si consigues que tu imagen
sea por siempre
la identidad de tu espíritu,
puede que entonces...
-en esta tierra-
además de polvo
hayas plantado/
...criado algún matujo.




Ver la entrada original

Anuncios

Paul Klee, dulce geometría

félix molina

Calendario fm|al 2018

Paul Klee, pintor | n. 18 de diciembre de 1879

para Ofelia, línea, punto y color de mi vida

Muchas veces lo tentativo en el arte es también el camino de lo exitoso. No importa tanto el buscar como el encontrar. Así le sucedió a Picasso, del cual los críticos y la historia de la pintura nos dejan un repertorio de etapas (azul, rosa, cubista) al gusto del analista y, eso sí, siempre a posteriori de cada consecución del periodo. Pero antes de Las señoritas de Avignon (1907) solo podemos hallarnos frente a La familia de Arlequín o La familia del acróbata (1905), por mucho que se cobijase el cubo o se incubase la línea perfilera en cualquier rendija de estos cuadros. Decir lo contrario sería atribuir al hallazgo la categoría de rutina.

Eso justamente sucede con Klee, pero elevado –nunca mejor dicho– al cubo: cada cuadro…

Ver la entrada original 422 palabras más

Sin noticias del Bosco

félix molina

Calendario fm|al 2018

Hieronymus Bosch, el Bosco, pintor | c. 1450 (del año y del mes poco sabemos)

Da la sensación al mirar y remirar los cuadros de Hieronymus Bosch que el pintor no hubiera fallecido hace ya tantos siglos, sino que simplemente, hombre de hoy, después de su particular visita al Medievo, se hubiera ocultado a nuestros ojos, como dice el gran Fernando Arrabal –de imaginación tan cercana a él– en los obituarios de su cuenta de twitter. Y desde esa ocultación suya, tapado de la turba y su truculencia, observase como al final de un agujero místico el estrepitoso asombro de cada cual en el momento en que contempla (da igual) El jardín de las delicias, Las tentaciones de San Antonio Abad o La extracción de la piedra de la locura.

La imaginación, la desbordante fantasía de su pintura es casi coetánea, diría que más…

Ver la entrada original 442 palabras más

La voz humana en el bosque: “La extracción de la piedra de la locura” en El Bosco y Alejandra Pizarnik

El vuelo de la lechuza

Hablo como en mí se habla. No mi voz obstinada
en parecer una voz humana sino la otra que atestigua
que no he cesado de morar en el bosque.

La  extracción de la piedra de la locura (1964).

En el Museo del Prado de Madrid, según se entra a la sala de El Bosco, a la espalda queda un cuadro. Su tamaño es casi insignificante en comparación a los grandes trípticos expuestos unos metros enfrente. Dentro del marco rectangular se dibujan unas letras doradas sobre fondo negro, encima y debajo de un óvalo que recuerda a un espejo y en cuyo interior aparecen tres personajes. El personaje masculino de la izquierda lleva un embudo en la cabeza y sujeta un escalpelo con la mano; la mujer un libro y el del centro aparece sentado, con la mirada desviada, el cuerpo lánguido. El que está a su lado, el…

Ver la entrada original 923 palabras más

Oscar Wilde, un poeta en presidio

El vuelo de la lechuza

oscar-wilde-el-retrato-de-dorian-gray-alianza-editorial-D_NQ_NP_406021-MLA20678891693_042016-F.jpgFrente a las luces de la Ilustración, la literatura británica de finales del siglo XVIII y de todo el XIX medró en un territorio de sombras y misterios, ensoñaciones e imaginación, que hoy llamamos romanticismo oscuro y solemos aunar en nebulosa con lo gótico, lo fantástico y lo terrorífico. En esa región lóbrega pudieron prosperar con facilidad las pasiones desbocadas, los crímenes, lo macabro, lo repulsivo, todas aquellas excrecencias de la sociedad victoriana rechazadas abiertamente por ella. De ahí que en estas obras proliferasen sujetos siniestros, autodestructivos, proclives a la locura o a cualquier otra clase de enajenación que los pusiera al margen de la cotidianidad y los hiciese diferentes ante una producción en serie, que ya empezaba a despuntar con la revolución industrial. Muchas veces los personajes ni siquiera parecían seres de este mundo y hasta daba la impresión de que se habían colado por una brecha…

Ver la entrada original 2.157 palabras más

“Peter Camenzind”, la primera novela de Hermann Hesse

El vuelo de la lechuza

Peter CamenzindPuede decirse que Hermann Hesse es un autor leído y abundantemente comentado (aunque no siempre sea así en lengua española). Sin embargo, son numerosas las obras del autor alemán que perviven ocultas o a la sombra de otras que, a través del boca a boca, han quedado definitivamente afincadas en la mayor parte de los anaqueles de los aficionados a la lectura.

Entre estas últimas se incluyen El lobo estepario, Siddharta o Demian; en el primer grupo de libros invisibles, por su parte, podemos referirnos a Bajo la rueda, Hermann Lauscher, Una hora después de media noche, Narciso y Goldmundo o Peter Camenzind. Ésta fue la primera novela larga de Hesse (1904), y en ella pondremos nuestra atención en esta ocasión.

Las novelas de Hesse giran regularmente alrededor de una multiplicidad de temas que son tratados a través de la biografía de…

Ver la entrada original 1.033 palabras más