Cuando la muerte araña el alma: Alejandra Pizarnik

El vuelo de la lechuza

PizarnikProbablemente no exista poesía más sobrecogedora, revulsiva e hiriente que la de Alejandra Pizarnik. Convertida por las últimas generaciones en un icono del feminismo, imitada en su escritura y hasta en su forma de vestir (estrafalaria, andrógina y con el pelo a la garçon), durante mucho tiempo su obra tuvo que arrostrar la etiqueta de ser fruto de la locura, un síntoma que presagiaría el trágico desenlace, su temprano suicidio, que en verdad sirvió para acrecentar el mito. Con el afán de encasillar lo inclasificable, se la definió como la poeta maldita de América, como gótica, surrealista o simplemente como enfant terrible, una extravagante incapaz de adaptarse a su entorno. Pero ni la violencia en sus expresiones poéticas ni el gusto por exhibir impúdica sus fantasmas interiores ni su permanente reflexión sobre las fronteras del lenguaje fueron imposturas. La franqueza, la honestidad en el…

Ver la entrada original 1.824 palabras más

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s