De la necesidad de recuperar los espacios públicos como espacios para la filosofía

El vuelo de la lechuza

“Ahora, di: ¿habría algo peor
para el hombre en la tierra, si no fuera ciudadano?”.
Dante, Divina Comedia, Paraíso, VIII, 115-116

Poder hablar en comunidad, dejando de las relaciones propias de “la casa”, de lo privado, se ha convertido en un privilegio en unos tiempos en los que lo cibernético ha ganado paso frente a lo propiamente humano. En la plaza pública es donde no “se habla por hablar”, donde existe un tiempo compartido con los otros y de donde se desprenden diversos efectos. Éste fue, en efecto, el espíritu primigenio de la polis griega. Lo fundamental es que la obediencia a la ley no se considere como algo irresistible, sino como una obediencia racional. Por eso apuntó Aristóteles que la inteligencia posee un carácter productor respecto al logos, respecto a la palabra y al discurso racional.

Siempre ha existido, y existirá, una tensión entre el…

Ver la entrada original 1.014 palabras más

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s