Plaga de langostas 04 by j re crivello

Barcelona / j re crivello// Escritor y Editor / Fundador de Masticadores

11 marzo 00:04 -madrugada

¿Ud. piensa que la tumba podría esconder algo? El sepulturero se movió inclinado en su bastón. Intentaba mantenerse erguido y mostrar cierta contención, los recuerdos le atiborraban cual pastilla de rinoceronte. Dio unos pasos y se sentó en una tumba vecina. La lapida era de un tal González “el tuerto”, paradoja, el cartel lo ponía en un bordado de oro, un sobrenombre, que quizás era una fresca licencia de sus deudos. Este camposanto, ¿cómo diríamos?: estaba rodeado por una tapia alta y protegido por una cantidad inmensa de árboles antiguos, con brisa cabalgando en su interior y que cargaban su inmensa copa verde hacia fuera del límite, desde donde se extendía aquella larga campiña ondulada donde crecía, una ola de calor cada verano que inundaba el pueblo y hacia que los habitantes de la comarca aumentaran sus penalidades, de estrés, de suicidios o de envidia.
—Creo…

Ver la entrada original 749 palabras más

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s