Plaga de langostas 05 by j re crivello

Barcelona / j re crivello// Escritor y Editor / Fundador de Masticadores

Los Patricio eran tres hermanos y la viuda. Aquella tarde fui con mi caballo y el potro que era imposible de montar para hacerlo conocer el linde de la finca. Un paisaje de pasto abrazado por el sol; la ondulación terminaba en un barranco, desde cincuenta metros hacia abajo se veía un rio. La viuda me había traspasado la finca ayer por la tarde cumpliendo lo acordado con mi padre. Rodeé este espacio bajando por un lateral, comenzaba a oscurecer, un poco a la derecha, detrás de varios árboles, tres tipos me cerraron el paso. Quise esquivarles. Uno era robusto de cabeza grande y los otros delgados, mejor raros.

—Hola flaquito. ¿A dónde vas? —preguntó el cabezón. Me esperé sin responder. No se veía que fueran armados. Bonito e inútil el potro —insistió. Asentí y fui en dirección hasta el, algo que le sorprendió, mientras le decía. “Prueba, creo que…

Ver la entrada original 235 palabras más

Plaga de langostas 04 by j re crivello

Barcelona / j re crivello// Escritor y Editor / Fundador de Masticadores

11 marzo 00:04 -madrugada

¿Ud. piensa que la tumba podría esconder algo? El sepulturero se movió inclinado en su bastón. Intentaba mantenerse erguido y mostrar cierta contención, los recuerdos le atiborraban cual pastilla de rinoceronte. Dio unos pasos y se sentó en una tumba vecina. La lapida era de un tal González “el tuerto”, paradoja, el cartel lo ponía en un bordado de oro, un sobrenombre, que quizás era una fresca licencia de sus deudos. Este camposanto, ¿cómo diríamos?: estaba rodeado por una tapia alta y protegido por una cantidad inmensa de árboles antiguos, con brisa cabalgando en su interior y que cargaban su inmensa copa verde hacia fuera del límite, desde donde se extendía aquella larga campiña ondulada donde crecía, una ola de calor cada verano que inundaba el pueblo y hacia que los habitantes de la comarca aumentaran sus penalidades, de estrés, de suicidios o de envidia.
—Creo…

Ver la entrada original 749 palabras más

Plaga de langostas -03 by j re crivello

Barcelona / j re crivello// Escritor y Editor / Fundador de Masticadores

Un ruido seco me saco del sueño. Luego otro y así sucesivamente hasta descubrir que provenía desde la puerta de la habitación.

— ¿Quien?

—Son las 10. Los gritos del conserje paulatinamente se escuchaban más potentes.

—Se acuerda que me dijo le despertara ¡para ir a los gallos! Me incorpore y le abrí. “¿Está lejos eso?” –le dije al gordo de la recepción. Ud. debe salir a la derecha y sin dejar la vista continuar a poniente, verá que se encontrara con un galpón de techo de lata ondulada. Ahí mismo, golpee con fuerza. Le abrirá un grandullón. Dígale que va de parte de la posada.

—Vale. Me vestí. Me pase el peine y baje las escaleras. Era de noche, el frescor encanecía los muertos. Llegue rápido al final de la calle y tal como me lo había descrito, un galpón alto y grisáceo con una entrada grande me cerraba…

Ver la entrada original 1.762 palabras más

3ra Entrevista a j re crivello (y última) by Brian Rawson

Barcelona / j re crivello// Escritor y Editor / Fundador de Masticadores

Se sentó en el bar, j re crivello vestía un pantalón corto con una remera roja leve. Las bambas de color negro remataban la presentación. Era la tercera entrevista y en la Rambla de Vilanova. Pidió dos cortados y bebió uno detrás de otro. Eran las 10.

—Brian Rawson: ¿Qué hace Ud. a las 10? Su mirada picara le insinuó una respuesta rara.

J re crivello: Casi acabo de editar la parte de los Masticadores que me toca son 5, o 6, cada día varia. Cada día comparto con otros editores este trabajo que no se ve. Ahí incluyo mi artículo diario que lo he escrito después de caminar 3 km por las calles de Vilanova mientras mi mujer va al gimnasio. El sábado ya ha quedado cerrada la agenda para este glorioso lunes y sucesivos. Entre medio, ese finde he hablado con alguno de los editores pero siempre vía…

Ver la entrada original 873 palabras más

plaga de langostas -02 by j re crivello

Barcelona / j re crivello// Escritor y Editor / Fundador de Masticadores

5937f4b14504bfcdd5ef1dba8d0f2c71

Me desperté cerca de las 10. Estaba hecho un lío. La Palmira me había dejado sin información y no me quedaba más remedio que volverme a casa. Me lave un poco y baje las escaleras. En recepción no había nadie y desde el comedor un ruido de platos me invitaba a entrar. Fui en aquella dirección, al entrar en la amplia sala, dos parroquianos de traje y corbata hablaban en voz muy baja.

“Buenos días” —dije. El más regordete me miro y contesto. “Hace mucho calor”. No entendí aquella respuesta. Su camisa ajada y estrecha nadaba en agua. El otro levanto la taza y sorbió su café. Al sentarme, una mujer tranquila y espesa me puso un plato con dos huevos fritos y bacón. Luego fue a buscar una taza y me sirvió café, luego agarro una jarra e hizo el ademán de agregar leche, pero se detuvo al límite…

Ver la entrada original 1.508 palabras más

Cels Gomis i Mestre (Vida y obra)

SOBRE LA ANARQUÍA Y OTROS TEMAS (VIDA, OBRA Y BIOGRAFIAS DE ACTIVISTAS, LUCHADORAS Y LUCHADORES ANARQUISTAS) HASTA EL AÑO 1899

Cels Gomis y Maestro

Cels Gomis i Mestre, aunque ciertos autores citan Maestros erróneamente (1841-1915). Nació el 6 de enero de 1841 en Reus, Tarragona, Cataluña, (España) y murió El 13 de junio de 1915 en Barcelona, Cataluña, (España).

Fue geólogo, ingeniero, folklorista, divulgador científico y escritor anarquista

Cels Gomis i Mestre, aunque ciertos autores citan Maestros erróneamente.Había nacido el 6 de enero de 1841 en Reus, Tarragona, Cataluña, (España).

Hacia 1850 se instaló en Madrid, Comunidad de Madrid, (España) con su familia.En esta ciudad comenzó a estudiar la carrera de ingeniero de Caminos, Canales y Puertos.

En 1862, antes de dejar los estudios sin obtener el título, volvió a Cataluña, (España) para trabajar en las obras del ferrocarril de Reus, Tarragona, Cataluña, (España) a Montblanc Tarragona, Cataluña, (España).

Intervino en la Revolución de septiembre de 1868 y durante el asalto del Ayuntamiento de Barcelona, Cataluña, (España) conoció Valentí Almirall, amistad que conservará…

Ver la entrada original 996 palabras más

La vida detenida, Luisgé Martín

Calle del Orco

La playa, como todas las novelas de Pavese que no tienen una impronta política mayor, habla únicamente de la confusión de las relaciones humanas. Ese grupo de veraneantes heterogéneo reunido en la playa se enreda en seducciones, amistades, amoríos, confidencias y pequeñas traiciones sin que pase nada importante en la superficie. Lo que pasa es la vida. La mediocridad insultante de la vida. La fugacidad de todo.

Resulta significativo que el narrador sin nombre sea el único personaje que ni tiene amor ni lo busca. No quiero abundar en la lectura homoerótica, que es sin duda estrafalaria, pero sí creo conveniente poner cierto énfasis en esa carencia, que emparenta bien con el descreimiento de Pavese en los afectos. Ese descreimiento que lo llevó al suicidio. La amistad del protagonista narrador con Doro —prolongada de alguna manera vicaria en su relación con Clelia— es el núcleo de la novela, pero…

Ver la entrada original 661 palabras más

Un lector

félix molina

La desgracia | Y su consolación

Al Casi la paz de mis obsesiones veraniegas (ya han empezado) le ha salido un vástago europeo que terminará uniéndose a la rama madre, y que posiblemente se publique conjuntamente, con el subtítulo de La vieja Europa, o algo así. Esta es una muestra de ese odre. A veces lo que sigue a la desgracia puede ser el reconocimiento. O así lo quiere soñar este cuento…

El viaje era también una forma del infierno. Ni los trenes de la muerte adocenada, ni la oscuridad de las letrinas del millón de defecaciones, ni los pasillos sin vuelta en los que el terror tomaba forma humana, a veces incluso conocida. Llegamos en la primera hora de una mañana en la que el frío nos rescataba del ataúd de nuestra singladura. Tormentas y ventisca, olas que no reparaban en quién tomaba de cubierta para que lo…

Ver la entrada original 832 palabras más

Conspiranoias (o no)

Exabruptos politicos

Uno es excesivamente amante de las teorías de la conspiración, lo cual no quita que podemos creernos casi cualquier cosa viniendo de las élites económicas y políticas. Cabe recalcar, lo cual no es nada baladí, que dichas élites no poseen unos intereses necesariamente comunes, ni constituyen un frente único a nivel global, lo cual viene a echar por tierra las teorías excesivamente generalistas. El caso es que me entero, recientemente, de la existencia de un libro titular La verdad de la pandemia. Quién ha sido y por qué, o algo similar en su subtítulo. Ya la denominación de una tesis como La verdad de… hace que se nos disparen todas las alarmas contra-conspiranoias, pero seamos justos, tal vez se trata de imposiciones editoriales para vender más ejemplares. Dicha obra viene a sostener que los culpables de la terrible crisis sanitaria, que el mundo viene sufriendo desde hace…

Ver la entrada original 957 palabras más